Archivo de la etiqueta: Stanley Kubrick

La naranja mecánica

 

“He’s as queer as a clockwork orange”  (el es tan extraño como una naranja mecánica), así fue la primera vez que Anthony Burgees escucho el término en 1945, frase que utilizaría casi veinte años después para nombrar su novela: A Clockwork Orange.  Burgees un autor de Manchester el cual escribió la novela que se hiciera famosa por el largometraje dirigido por Stanley Kubrick. La película cumple este año 40 años de su estreno en complejos de cine alrededor del mundo.

Este pieza secuencial de 35 mm ha dado la vuelta al mundo siendo una obra de culto. Los Simpsons ha parafraseado múltiples veces diferentes escenas de la película; Danny Boyle hizo su propia versión de esta en los noventa adaptando la novela “Transpoitting” del escocés Irvine Welsh; e incluso Blur homenajeo la película en su videoclip de la canción “The Universal” al protagonizarlo en su mayoría en su versión del Moloko Bar. Esto es por nombrar algunas reproducciones en la cultura popular contemporánea.

En la novela de Burgees la música es un protagonista junto con el ávido melómano y ultraviolent  Alex. Al contrario de los jóvenes de su época o como la mayoría pensaría no es fanático de la música pop o algún genero más digerible sino que el se enfoca en la música de cámara o clásica. Se especializa sobretodo en autor romántico  Beethoven, o Ludwig Van como Alex lo nombra.  La relación de Alex con su preciada música es una de amor y odio, también de amor y asco.

El gobierno usa la música para condicionar la conducta de Alex, hasta el punto de propiciarle el suicidio.  Por eso Kubrick junto con Walter Carlos hacen juegos y desestructuran piezas clásicas para darle un retoque, piezas como el cuarto movimiento de la “9na sinfonía” de Beethoven, la “Overtura de William Tell”. Carlos hace uso del tema de Beethoven y le da un giro para la escena clímax de la película con “Suicide Scherzo” la cual se basa en el segundo movimiento de la “9na sinfonía”.

Kubrick es conocido también por su pasión por la música clásica ya que en la mayoría de sus largometrajes hizo una gran combinación que hizo con esta. La estación espacial la cual es comandada por Hall 9000  baila con gracia al ritmo del “Vals del Danubio Azul”

Aunque Kubrick intentó hacer uso de música contemporánea, el uso de rock progresivo. Kubrick estuvo en platicas con Roger Waters para hacer uso de fragmentos de la “Atom Heart Mother Suite” del álbum homónimo. Waters se negó rotundamente ya que Kubrick quería fragmentarla y usarla a ritmo de la película. Por lo que en la escena en que Alex va a comprar discos se puede observar en uno de los estantes la inconfundible portada del Atom Heart Mother con esa hipnótica  vaca pastando, y después en una toma frontal se ve con mucha claridad el soundtrack de 2001: A space odissey. Tiempo después Waters le pidió el mismo favor a Kubrick para usar extractos de 2001 y este le respondió con la misma negativa.

Mucho antes de que Kubrick se interesara en el proyecto, el manager de The Rolling Stones en un intento más de popularizar a la inmortal banda se acerco a Burgees y le propuso que el grupo protagonizara la versión de 35mm de su novela. ¿Qué hubiera sido de Alex interpretado por Mick Jagger? ¿Qué vuelco tendría la película si Keith Richards fuera un temeroso droog?

I woke up. The pain and sickness all over me like an animal. Then I realized what it was. The music coming up from the floor was our old friend, Ludwig Van, and the dreaded Ninth Symphony. (Desperté. El dolor y las nauseas me inundaban como a un animal. Luego me di cuenta que era. La música que venía desde el piso de abajo era nuestro viejo amigo, Ludwig Van y la tortuosa Novena Sinfonía.) Así es como Alex cede ante sus deseo de paz perpetua y brinca por la ventana. La música es la que lo mueve y la música es la que lo destruye.

Deja un comentario

Archivado bajo Peliculas